Facultad de Derecho

13 de septiembre de 2016

Factores indispensables para el desarrollo del comercio electrónico B2C: una perspectiva para la economía Colombiana

La rápida evolución de la economía digital y su posicionamiento como una fuente de innovación y desarrollo han hecho necesario efectuar el estudio de aquellos elementos objetivos que permitan identificar las debilidades y las fortalezas de los esfuerzos implementados por los diferentes países. Lo anterior con el objetivo de establecer estrategias para desarrollar el potencial del comercio electrónico como fuente de crecimiento económico y prosperidad social. Autor invitado: Ana Damaris Zambrano, abogada de la Universidad Externado de Colombia, con un diploma de primer ciclo en administración de empresas ( HEC) y candidata al Máster en Comercio Electrónico del école de hautes études comerciales de Montreal (HEC Montreal).

Autor invitado: Ana Damaris Zambrano, abogada de la Universidad Externado de Colombia, con un diploma de primer ciclo en administración de empresas ( HEC)  y candidata a Máster en Comercio Electrónico del  école de hautes études comerciales de Montreal (HEC Montreal). Diplomada en Antropología jurídica de la Universidad Externado, y Diplomada en Derecho Aduanero de la Universidad Javeriana. Actualmente es consultora en comercio electrónico con énfasis en estrategia y marketing digital.

***

La rápida evolución de la economía digital y su posicionamiento como una fuente de innovación y desarrollo han hecho necesario efectuar el estudio de aquellos elementos objetivos que permitan identificar las debilidades y las fortalezas de los esfuerzos implementados por los diferentes  países. Lo anterior con el objetivo de establecer estrategias para desarrollar el potencial del comercio electrónico como fuente de crecimiento económico y prosperidad social.

En su reciente informe sobre la economía de la información, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre comercio y desarrollo UNCTAD presentó el Índice de Comercio Electrónico B2C[1]. Éste índice se constituye en una herramienta de medición compuesta por cuatro factores fundamentales que los países deben desarrollar para preparar sus economías y a sus ciudadanos para una participación activa y durable en la era digital. El primero de ellos hace referencia al uso del internet por parte de los ciudadanos. El segundo, al número de servidores seguros. El tercero, analiza los de medios de pago en línea y el cuarto, al sistema de entregas de mercancías[i].

Otro factor importante a considerar para determinar el nivel de preparación de los países en materia de comercio electrónico es el grado de  implementación de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones TICs por parte de las empresas. La Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico OCDE, considera que dicha implementación es un elemento fundamental en la concepción de estrategias digitales con el objetivo de fortalecer la competitividad del sector productivo e incrementar su aporte a las economías nacionales[ii].

El desarrollo de estos factores de manera conjunta resulta indispensable. La convergencia de estos se traduce en la posibilidad de realizar transacciones a través de medios electrónicos. El acceso a internet por parte del consumidor  permitirá acceder a la totalidad de la oferta que las empresas ponen a disposición en sus sitios web gracias a la implementación de las TICs. Una vez el consumidor decidió realizar la compra y ha aceptado el precio propuesto, el medio de pago es indispensable para que su obligación de pagar la cosa pueda ser cumplida. El cumplimiento de la  obligación del vendedor de entregar la cosa podrá ser materializado gracias al sistema de entrega.

De acuerdo al artículo 14 de la ley 527 sobre el Comercio Electrónico,  en el caso de la contratación de servicios digitales la oferta presentada por el proveedor y  la aceptación por el beneficiario serán consideradas como pruebas del consentimiento  de las partes y la formación del contrato.

El primer elemento considerado por el índice de comercio electrónico B2C de la UNCTAD es el uso de internet. A  nivel mundial, los países con mayor número de usuarios de internet son Noruega, Suecia y Dinamarca con un promedio de 95 usuarios por cada 100 habitantes. En Latinoamérica, Chile lidera la clasificación con 61.4, seguido de Uruguay y Brasil con 58 usuarios por cada 100 habitantes.

El segundo elemento analizado para construir el índice de comercio electrónico B2C es el número de servidores que garantizan la seguridad de las transacciones. Este factor es fuertemente influenciado por la infraestructura que cada país ha desarrollado en materia de telecomunicaciones. Los países que ofrecen más servidores seguros por cada millón de habitantes son Liechtenstein (10.105), Mónaco (3.947) y Suiza (3.108). El promedio para América Latina es de 67. Siendo Chile y Costa Rica los países con la más alta disponibilidad, contando con 73.9 y 72.5 servidores respectivamente[iii].

El tercer elemento estudiado es la disponibilidad de medios de pago en línea. En la actualidad, el consumidor tiene a disposición dos sistemas de pago. El primero basado en cuentas personales, ya sea con una entidad financiera (pago con tarjetas crédito, tarjeta debito y transacciones bancarias en línea) mediante un proveedor de servicios de pago por mediación (Paypal), o a través de telefonía móvil vía facturación. El segundo sistema de pago, está basado en dinero electrónico bajo la modalidad de tarjetas pre pagadas o de monedas digitales.

El índice de comercio electrónico B2C evalúa el potencial del comercio electrónico teniendo en cuenta la proporción de titulares de una tarjeta de crédito, debido a que nivel mundial es el medio de pago en línea más utilizado.  Sin embargo realizando un análisis más detallado de la situación se evidencia una ruptura en uno de los presupuestos de base el cual es el acceso a los servicios financieros.

Respecto de este presupuesto en 2014, el 94% de los adultos mayores en los países miembros de la OCDE eran titulares de una cuenta en el sistema financiero frente al débil 51% reportado en los países latinoamericanos[iv]. Estadísticas que se encuentran en relación directa con el porcentaje de tenencia de tarjetas de crédito señalado por la UNCTAD para la evaluación de este factor, reportando un porcentaje de 52% para las economías desarrolladas, de  12 % para América Latina y 10.2% para Colombia.

El cuarto elemento que compone el índice de comercio electrónico B2C son los sistemas de entrega de los productos adquiridos. El informe distingue cuatro sistemas que se adaptan según las dimensiones del producto y de la logística requerida para producir la entrega.

El primero de ellos, es el sistema de entrega en línea previsto para las trasferencia de los productos  y servicios digitales donde la descarga y el uso de plataformas digitales  son medios de transferencia por excelencia. El segundo la entrega física de un producto mediante una empresa especializada o la red de entrega del vendedor. El tercero hace referencia a la implementación de una estrategia onmicanal, que se traduce en la continuidad de la interacción entre el comprador y el vendedor por los diferentes puntos de contacto en línea o físicos sin que la experiencia de compra se vea afectada. Esta  alternativa  le otorga al consumidor la posibilidad de  realizar la transacción en línea y posteriormente efectuar la entrega del  producto en las instalaciones del vendedor. El cuarto y último método describe la venta de servicios en línea, donde la transacción es realizada en la web pero el consumidor se desplaza a un lugar específico para hacer uso del servicio.

El grado de evolución de los sistemas de entrega, está directamente relacionado con dos elementos. El primero de ellos es el nivel de desarrollo de la infraestructura en materia de conectividad por banda ancha; y el segundo, la capacidad de la red postal de entregar los envíos a nivel  nacional y  la posibilidad de efectuar conexiones a nivel de comercio internacional soportado en la infraestructura aérea, portuaria y vial así como la eficiencia y adaptación del sistema aduanero.

En 2014 el promedio de suscripciones a internet de banda ancha en los países de la OCDE era de 27 por cada 100 habitantes. En América Latina países como Chile y Brasil reportan un promedio de 14 y 11 inscripciones respectivamente[v].

El índice evalúa la capacidad de entrega física de los productos que está determinada por la cantidad de personas que pueden recibir correo directamente en sus hogares gracias a la convergencia de la capacidad postal, la calidad de las diferentes infraestructuras de transporte y la eficiencia del sistema de aduanas. Países como Luxemburgo, Canadá, Australia y China tienen plena cobertura. En América Latina el promedio de cobertura es de 70 %, siendo las mejores coberturas reportadas por Costa Rica con un 98 %, seguida de Chile con 94 % y Argentina con 93 %.

Una vez efectuado el análisis de los cuatro componentes del Índice de comercio electrónico B2C, el informe de la UNCTAD concluye que los países mejor preparados para la el comercio en la era digital son Luxemburgo (97.1), Noruega (88.3), Finlandia (88.1) y Canadá (87.1). El valor promedio de la ponderación para América Latina es de 48 donde los países mejor posicionados son Chile (63.0), Uruguay (62,5), Brasil (59,5) y Argentina (59,1).

La ponderación del índice para Colombia es de 46,7. Del análisis de cada uno de los elementos se puede concluir un avance progresivo en los últimos cuatro años.

En relación con el uso del Internet, el país ha tenido un progreso moderado pasando en 2011 de 40.4 usuarios por cada 100 habitantes a 52.6 en 2014.[vi] Sin sorpresa las ciudades principales como Bogotá, Medellín, Cali y Bucaramanga reportan la tasa de penetración más importante respecto del resto del territorio nacional[vii]. En materia de servidores seguros, el incremento ha sido notorio pasando en 2011 de 21 a 57 en 2014.

De otra parte, en materia de medios de pago, el informe de inclusión financiera elaborado por la Superintendencia Financiera reporta para 2014 un porcentaje de 48 % de adultos titulares de una cuenta bancaria y un incremento de tarjetas de crédito vigentes pasando en 2011 de 8.24 millones a 12.68 millones en 2104. Este informe señala además la utilización de la Web como  el medio más utilizado para realizar operaciones de consulta y  resalta  la cultura predominante del pago en efectivo y su consecuencia directa: el  bajo porcentaje de utilización de los medios de pago en línea[viii].

Respecto del elemento conectividad por banda ancha, entre 2011 y 2014 Colombia reporta una evolución de 7 a 10 inscripciones sobre cada 100 habitantes al servicio[ix]. No obstante, en relación con la cobertura postal resalta una cobertura de solo 60 % del territorio nacional.

Los esfuerzos de Colombia en materia de infraestructura y conectividad son altamente reconocidos, tal es el caso de la mención efectuada del Programa Vive Digital por el informe de Perspectivas de la economía digital elaborado por la OCDE que resalta además una importante evolución a nivel de la oferta de productos y servicios así como mejoras respecto de la conectividad de las empresas que paso de 7% en 2011 a 61% en 2014.

Estas cifras evidencian el avance que el país viene haciendo por fortalecer los elementos subyacentes que facilitaran el desarrollo del comercio electrónico. Sin embargo aún falta mucho  para empezar a explotar  el potencial del mercado nacional en esta materia, pues la ponderación del índice para Colombia aún se encuentra debajo del promedio regional y  la ubica  en la lista de las diez economías con el menor número de compradores en línea.

Explotar el potencial del comercio electrónico como motor de la economía y desarrollo social es responsabilidad de todos. Del gobierno, del sector financiero, de las empresas y del ciudadano. Del gobierno de una parte con la ejecución de políticas que favorezcan los cuatro elementos que componen el Índice de comercio electrónico B2C; de otra parte, con la expedición de normas que den confianza a los ciudadanos, como el reciente caso de la regulación de la factura electrónica (Decreto 2242 de 2015); con la implementación de políticas que busquen la disminución de la fractura digital: así como con la promoción de incentivos a las empresas  y a los ciudadanos a nivel fiscal.

La eliminación de las barreras de acceso a los servicios bancarios y el mejoramiento de las condiciones de logística y entrega son responsabilidad conjunta del Gobierno, del  sector financiero y de las empresas de transporte.

Así mismo  cada una de las empresas del sector privado con la posibilidad de ofrecer sus productos y servicios en la web tiene la responsabilidad de hacerlo de  una manera transparente con una coherencia absoluta entre la oferta y el que se entrega. Del ciudadano rompiendo sus paradigmas de compra y reconociendo la comodidad, la diversificación de la oferta y el ahorro de tiempo que ofrece este nuevo canal.

__________________

[1] B2C Business to Consumer expresión para significar las transacciones comerciales realizadas entre las empresas y los consumidores finales.

[i] Conferencia de las Naciones Unidas sobre comercio y desarrollo. Informe sobre la economía de la información. 2015.[ en línea] [ref.10 mayo 2016] http://unctad.org/es/PublicationsLibrary/ier2015_es.pdf

[ii] Organización para la cooperación y el desarrollo económico OCDE. Perspectivas de la economía digital. 2015. Ediciones OCDE. Paris

[iii] Banco Mundial. Indicadores de desarrollo mundial. Servidores de internet seguros por cada millón de personas.[ en línea] [réf. 11 mayo 2016] http://datos.bancomundial.org/indicador/IT.NET.SECR.P6/countries?order=wbapi_data_value_2015%20wbapi_data_value%20wbapi_data_value-last&sort=desc&display=default

[iv] World Bank Group. The Global Findex database 2014. [en linea] http://www-wds.worldbank.org/external/default/WDSContentServer/WDSP/IB/2015/10/19/090224b08315413c/2_0/Rendered/PDF/The0Global0Fin0ion0around0the0world.pdf

[v] Banco Mundial. Informe sobre el desarrollo mundial/TIC de las telecomunicaciones y estimaciones del Banco Mundial. Abonados por internet banda ancha fija. [ en línea][ ref. 17 mayo 2016]

[vi]Banco Mundial. Informe sobre el desarrollo mundial/TIC de las telecomunicaciones y estimaciones del Banco Mundial. Usuarios de internet  [ en línea] [ref. 10 mayo 2016] http://datos.bancomundial.org/indicador/IT.NET.USER.P2?display=default

[vii] Ministerio de tecnologías de la información y telecomunicaciones. Índice de penetración de las ciudades capitales.[en línea] [ ref. 10 mayo 2016] http://estrategiaticolombia.co/estadisticas/stats.php?id=111&pres=content&jer=1&cod=

[viii] Superintendencia Financiera de Colombia. Reporte de Inclusión financiera 2014. Pag 32 [ en línea] https://www.superfinanciera.gov.co/jsp/loader.jsf?lServicio=Publicaciones&lTipo=publicaciones&lFuncion=loadContenidoPublicacion&id=10085394

[ix] Banco Mundial. Informe sobre el desarrollo mundial/TIC de las telecomunicaciones y estimaciones del Banco Mundial. Abonados por internet banda ancha fija. [ en línea][ ref. 17 mayo 2016]

Artículos Recientes