Blog de la facultad de Derecho

23 de abril de 2019

Australian Skilled Migration Program – In pursuit of productivity.

Por: Carlos M. Llanos

 

Migración calificada / Productividad / Australia / Skilled Migration / Visas / Ocupaciones

El Skilled Migration Program funge como uno de los programas estrella del Department of Home Affairs en Australia, y ha sido, durante décadas, uno de los principales motores para el crecimiento económico de este país. Australia reitera su compromiso con el programa, a pesar de las críticas y algunos efectos adversos.

Por: Carlos M. Llanos (carlosmlld2@gmail.com).

Abogado de la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela y la Universidad Santo Tomás de Colombia, especialista en Derecho Corporativo de la Universidad Metropolitana de Venezuela, actualmente candidato a la Maestría en Derecho Internacional de los Negocios en la Universidad Externado de Colombia. Experiencia en asuntos legales corporativos y migración laboral con empresas de BPO en Venezuela y Colombia, así como migración calificada hacia Australia.

 

Históricamente, la productividad ha sido un elemento clave para el crecimiento económico de los países, siendo de gran importancia la convergencia de determinados factores para el aumento de este elemento. Dentro de estos factores, se encuentran el capital, la capacidad, la mano de obra, la tecnología y, en la medida en que se tenga mayor disponibilidad de los mismos, mayor productividad se podrá alcanzar.

Pero, ¿qué han hecho países que cuentan con la mayoría de factores, salvo una mano de obra suficiente y calificada?. De forma general, la respuesta a esta interrogante es básicamente la implementación de políticas de gobierno, en el presente caso, migratorias.

Uno de los mejores ejemplos de políticas de gobierno dirigidas a subsanar un déficit de mano de obra para aumentar la productividad, es el caso del “Skilled Migration Program” o programa de migración calificada, implementado por el Commonwealth Australiano, y cuyo origen se remonta a los planes migratorios ejecutados como principal motor del crecimiento económico postguerra en Australia, luego de terminada la segunda guerra mundial, cuando el gobierno se propuso hacer crecer la población un 1% adicional, con la atracción de migrantes. Desde entonces, los números han sido impresionantes: se estima que alrededor de 7 millones de personas se han asentado en Australia, provenientes de otros países[1].

Sin embargo, ¿cómo esto ha generado que Australia se posicione como una de las mejores economías del mundo?. Desde la década de los 80’s el enfoque de la atracción migratoria de Australia se ha centrado en las ocupaciones de sus migrantes y en el efecto de la migración sobre el mercado laboral australiano, donde lo más relevante pasarían a ser aspectos como la profesión/ocupación, edad (productiva laboralmente), años de experiencia en la profesión/ocupación y, por supuesto, nivel de inglés.

Esto se tradujo en que el Department of Home Affairs (en ese momento Department of Immigration, Local Government and Ethnic Affairs), concibiera en el año 1990, una detallada lista de ocupaciones prioritarias para el desarrollo del país y de estados/territorios específicos dentro de este, acompañado de un proceso migratorio basado en puntos, los cuales serían otorgados a los aplicantes de acuerdo a su nivel de cumplimiento de los requisitos de elegibilidad. Así, nació lo que hoy se conoce como el “Skilled Migration Program”, al cual se le atribuye generar alrededor del 70% de la migración australiana actual y del 60% del crecimiento neto de la población en la última década[2].

Sin embargo, no todos los efectos de este programa han sido positivos. Por ejemplo, en octubre de 2018, el ministro de Population and Urban Infrastructure australiano, Alan Tudge, hizo de conocimiento público que ciertas áreas metropolitanas como las de Sydney, Melbourne y Brisbane estarían sintiendo el efecto adverso de la congestión, lo que implicaría pérdidas de aproximadamente $25 billones de dólares australianos (unos $17 billones de dólares americanos) para el gobierno australiano[3], lo que lo hizo anunciar un cambio inminente en las políticas migratorias para impedir a los nuevos migrantes el asentamiento en las ciudades principales, sin embargo, esto último no se ha materializado.

Lo que sí ha ocurrido, como consecuencia natural de este efecto adverso en las políticas migratorias, ha sido la promoción e incentivo, por parte del gobierno australiano, de procesos migratorios más expeditos y laxos hacia ciudades o zonas regionales de baja población, como Darwin en Northern Territory (123,574 habitantes aproximadamente[4]), Adelaide en South Australia (1,277,431 de habitantes aproximadamente[5]), Hobart en el estado de Tasmania (204,010 habitantes aproximadamente[6]) y otras zonas regionales en todo el territorio australiano.

 

Sin embargo, a pesar de estos efectos adversos y de ciertas críticas que este programa ha recibido, el gobierno australiano sigue reafirmando su compromiso con el crecimiento económico del país a través de la atracción de recurso humano calificado. Así, recientemente, el pasado 11 de marzo de 2019 el Department of Home Affairs australiano anunció un cambio importante en sus listas prioritarias de ocupaciones, adicionando unas 36 ocupaciones a la “Medium and Long Term Strategic Skill List”, en la cual figuran las ocupaciones con mayor demanda en el mercado laboral australiano, y que, junto con la “Short-term Skilled Occupational List”, establecen las ocupaciones con las que se puede participar en el Programa de Migración Calificada australiano[7].

En definitiva, este ha sido un programa que, sin duda alguna, ha ayudado a Australia a cumplir su objetivo de potenciar su crecimiento económico, y no es el único ejemplo. De hecho, países como Canadá, Reino Unido y Nueva Zelanda cuentan con programas migratorios muy similares, dirigidos a profesionales calificados.

Lamentablemente, el caso latinoamericano no es tan interesante, ya que el desarrollo de políticas migratorias de esta índole ha sido muy tímido y hasta cierto punto, tabú. Esto puede deberse a varios factores, que me permitiré desarrollar posteriormente, donde la principal interrogante sería: ¿es viable implementar un programa de migración calificada en latinoamérica?.

 

[1] Parliament of Australia – Department of Parliamentary Services (2010). Migration to Australia since federation: a guide to the statistics. Disponible en: https://www.aph.gov.au/binaries/library/pubs/bn/sp/migrationpopulation.pdf.

[2] Australian Government – Department of Home Affairs (2018). Migration Program planning levels. Disponible en: https://immi.homeaffairs.gov.au/what-we-do/migration-program-planning-levels.

[3] Max Margan for Daily Mail Australia. Mail Online: Thousands of new immigrants will be BANNED from major cities and forced to live in regional areas for five years.

[4] Australian Bureau of Statistics (2016). 2016 Census QuickStats. Disponible en: http://quickstats.censusdata.abs.gov.au/census_services/getproduct/census/2016/quickstat/7002?opendocument.

[5] Australian Bureau of Statistics (2016). 2016 Census QuickStats – Adelaide. Disponible en: http://quickstats.censusdata.abs.gov.au/census_services/getproduct/census/2016/quickstat/4001?opendocument.

[6] Australian Bureau of Statistics (2016). 2016 Census QuickStats – Hobart. Disponible en: http://quickstats.censusdata.abs.gov.au/census_services/getproduct/census/2016/quickstat/6003?opendocument.

[7] Australian Government – Department of Home Affairs (2019). Summary of 11 March 2019 changes. Disponible en: https://immi.homeaffairs.gov.au/what-we-do/skilled-migration-program/recent-changes.

 

Artículos Recientes