Blog de la facultad de Derecho

28 de mayo de 2018

Next Rembrandt, la creación a prueba de la Inteligencia Artificial

Microsoft y su proyecto Rembrandt han dado a la luz pública una nueva obra maestra del Maestro neerlandés del Siglo XVII. Su autenticidad se pondría en duda -en estricto sentido- ya que proviene de un sistema de inteligencia artíficial, combinación de datos y algoritmo que ha reemplazado el pincel de Rembrandt por un procesamiento de información avanzado y complejo. Esto nos muestraque estamos ingresando en la era del Arte Artificial.

Por: Daniel Peña Valenzuela

Reportan los medios de comunicación que Microsoft (consulte la noticia aquí) y su proyecto Rembrandt han dado a la luz pública una nueva obra maestra del Maestro neerlandés del Siglo XVII (foto en la parte de arriba del artículo). Su autenticidad se pondría en duda -en estricto sentido- ya que proviene de un sistema de inteligencia artíficial, combinación de datos y algoritmo que ha reemplazado el pincel de Rembrandt por un procesamiento de información avanzado y complejo. La creación es una síntesis de millones de datos y refleja el perfil del Maestro, sus caracteristicas, sus preferencias artisticas y en últimas es una explicación informada de su Genio.

El derecho de autor en la era de la Inteligencia Artificial con la creación de estas obras en muchos de los dominios tradicionales como el literario y el musical trae consigo inquietudes y retos que se pueden resumir en la siguiente problemática:

  • El autor es una sistema autónomo con un algoritmo alimentado con millones de datos de un autor original.
  • La obra es una sintesis de las características y cualidades del pintor original.
  • La obra creada por el sistema podría ser considerada una obra derivada de los millones de fragmentos de información original que son la fuente de la creación.
  • La obra creada por el sistema podría ser considerada una compilación -base de datos- conformada bajo una configuración y selección de los millones de datos originales creados por el pintor.
  • El control sobre el sistema creador puede ser la base de atribución de autoría.
  • La titularidad de los derechos de autor debe tener relación con el riesgo económico de quién diseña el sistema de información.
  • La obra generada por computador no debería necesariamente equipararse a la obra creada por un sistema autonomo de inteligencia artificial.
  • Sobre la obra creada por el sistema surgen derechos patrimoniales pero no morales al no existir una persona como su autor.
  • Ni la autoria ni la titularidad de los derechos de autor son parte de la eminencia humana, cada vez más los sistemas de Inteligencia Artificial llevarán a cabo obras originales en los dominios de la música, literatura, artes plásticas y visuales.
  • Estamos ingresando en la era del Arte Artificial y el derecho de autor debe acomodarse a esa nueva realidad.

Artículos Recientes