Blog de la facultad de Derecho

15 de agosto de 2018

Retos del derecho frente a las nuevas tecnologías

La tecnología representa nuevos retos para el derecho y para la profesión de Abogado. Lograr comprenderla permite avanzar significativamente en la gestión de proyectos TI y en regular aspectos de tipo tecnológico que lo requieren gracias a los avances de la revolución tecnológica.

Por: Carolina Hernandez León

La tecnología ha cambiado nuestra forma de ver el mundo. En un mundo cada día más globalizado, toma gran importancia conocer en qué consiste  y cuáles son los retos frente a ella desde nuestra profesión. Como Abogada y en mi perspectiva al estudiar mi carrera, busco ayudar las personas, actuar con ética ante cualquier situación que se me presente como profesional  y comprender un ideal de justicia y de equidad como parte de mi legado y de mi trabajo día a día. En esa búsqueda empiezo a ver nuevas realidades que no son ajenas a las transformaciones que ha sufrido el mundo ni a mi carrera.

Hace algunos años, empecé a estudiar de manera empírica y por mi cuenta a la tecnología para tratar de comprender este fenómeno, gracias a esto comencé a ver  que su impacto se da  en todas las áreas de nuestra sociedad; Y claro! El derecho no es ajeno a esta disrupción. Uno de los puntos más críticos se centra en que la tecnología, al igual que muchos otros fenómenos no puede estar desregularizada. Sin normas o principios que le ayuden a la ley, la tecnología podría ser sujeto de anarquía digital o un uso inadecuado donde se pueden cometer delitos informáticos o utilizarse de una forma negativa. .

Al finalizar mi maestría en Derecho Internacional de los Negocios, recibí una clase sobre derecho y nuevas tecnologías a cargo del profesor Erick Vermeulen. En esta clase reafirmé la necesidad de comprender que el mundo se mueve rápidamente y que necesitamos que el derecho conozca la tecnología; esto va a permitir que los abogados que nos estamos formando en nuevas tecnologías podamos ser profesionales mucho más competitivos e innovadores. Si bien es cierto que la profesión de abogado muchas veces se ciñe a las normas o tiende a ser dogmática, también es cierto que fenómenos como la tecnología le permiten tener un panorama mucho más amplio de lo que ocurre en el mundo, es salirse de la caja. Pensar y desarrollar habilidades de creatividad, trabajo colaborativo y pensamiento crítico que nos permitan ir más allá de la norma, para comprender temas como por ejemplo el impacto de la tecnología en los ciudadanos, en las empresas, en el sector público y en la sociedad en general.

Es fascinante ver cómo, nuevas tecnologías como los Bitcoins, el Blockchain, la inteligencia artificial, la robótica entre otras, pueden ofrecernos un sin número de oportunidades y aquí aparecen nuevos retos para disciplinas como el derecho, donde los proyectos TIC requieren un estudio preliminar para encontrar cuales son las regulaciones adecuadas y que permitan prever todo un panorama, que al final acepte detectar todos los beneficios que se pueden obtener, pero a su vez, detectar los riesgos que se pueden presentar  y de esta forma poder enfrentarlos adecuadamente.

Los nuevos negocios digitales, requieren desarrollarse a través de proyectos que analicen todas las variables tecnológicas presentes. Un adecuado conocimiento de las nuevas tecnologías pueden ayudar al éxito de este tipo de negocios, que como ya he dicho anteriormente requieren el análisis de muchas variables que los componen. Se trata de negocios que aparecen en un plano internacional; de la misma forma que la tecnología es transfronteriza y rompe barreras, los negocios en digital nos acercan a otros países, otras lenguas, otros mercados y nuevas formas de hacer negocios.

Para el derecho, la tecnología es todo un reto. Empezando por la rapidez que conllevan sus procesos, sus componentes que también necesitan una regulación activa y las soluciones que debe brindar no solo desde la norma sino a través de la utilización de los principios de derecho que ayudan a la norma en caso de vacíos. Adicionalmente, el componente de flexibilidad en las nuevas regulaciones es vital, las normas no deben ceñirse estrictamente a un tema, sino mirar una óptica amplia donde se desarrollan estas nuevas tecnologías.

Actualmente está surgiendo una nueva rama del derecho que se conoce como derecho informático y de nuevas tecnologías. Estudia varios componentes de la tecnología en los proyectos TIC, desde un punto de vista del derecho y analiza  temas como: Habeas Data, contratos digitales, derecho de autor en conexidad con internet, las aplicaciones y el software entre otros. Sin embargo, viendo los grandes avances que tiene la tecnología es necesario abarcar otras nuevas tecnologías como el Blockchain o los Bitcoins para su respectivo estudio y regulación por parte del derecho.

Como profesionales, debemos entender que es muy importante mostrar nuestro trabajo y conocimientos de los temas tecnológicos. Dentro del ecosistema digital podemos encontrar nuevas formas para ofrecer nuestros servicios como abogados consultores en temas de tecnología. Mostrar lo que hacemos y destacarnos a través de un tema en específico nos permitirá diferenciarnos del resto de profesionales. La marca personal permite desarrollar habilidades de posicionamiento en el mercado y lograr hacer la diferencia.

Comprender la tecnología nos va a permitir entender la comunicación como uno de sus elementos vitales y de esta manera desarrollar habilidades blandas como: ofrecer nuevos servicios, mejorar nuestros procesos, ser más competitivos e innovadores y de esta forma conseguir más y mejores clientes.

Por todo lo anterior, creo firmemente que los abogados y en general todas las profesiones, debemos entender la tecnología para poder potenciar sus beneficios y lograr un adecuado uso. También es muy importante ser críticos frente a ella, ya que es claro, no toda la tecnología es beneficiosa, también presenta riesgos frente a los cuales debemos actuar y ayudar a minimizar.

 

*Carolina Hernández León es Abogada y Consultora Empresarial certificada. Especialista en Derecho Comercial, negocios, empresa y Master of Science in Information Technology de la Florida Global University de Miami- Florida en Estados Unidos. Con siete años de experiencia profesional y profundo conocimiento en las áreas de: Derecho Internacional, negocios, contratación mercantil en Colombia y Latinoamérica, RSE, Comercio Electrónico, Propiedad Industrial e Intelectual y Derecho de Nuevas Tecnologías. Ha participado en Consultoría Nacional e Internacional para empresas privadas y acompañamiento en relación a la Teoría de Riesgos aplicada al Derecho de los Negocios. Se ha involucrado con Start Ups de emprendimiento digital y social con alcance internacional y ha sido colaboradora de Hispaniclab, medio académico especializado en temas TIC con sede en Miami. Aspirante a magister en Derecho Internacional de los Negocios de la Universidad Externado de Colombia.

Artículos Recientes