Blog de la facultad de Derecho

11 de septiembre de 2018

¿Tesis de grado disruptivas en las facultades de Derecho?

A diferencia de las facultades de Administración, no es frecuente que en las Facultades de Derecho las tesis de grado de pregrado y posgrado tengan como resultado: proyectos, programas de apoyo social o de inclusión digital, entregables concretos como aplicaciones móviles o incluso la creación de una empresa start-up.

A diferencia de las facultades de Administración, no es frecuente que en las Facultades de Derecho las tesis de grado de pregrado y posgrado tengan como resultado: proyectos, programas de apoyo social o de inclusión digital, entregables concretos como aplicaciones móviles o incluso la creación de una empresa start-up.

En su mayoría los noveles abogados llevan a cabo largos textos llenos de citas (cuando hacen esfuerzo investigativo…) o larguísimas disquisiciones teóricas sobre temas que en algunas ocasiones se alejan de la práctica y de la realidad. Durante meses y a veces años se dedican a visitar de nuevo problemas jurídicos sin mayor aplicación práctica.

Nunca estará de más teorizar pero en la era del LegalTech se debe incentivar que los estudiantes muestren su vocación emprendedora y lleven a cabo por ejemplo, proyectos concretos de aplicación de blockchain para el sector legal y herramientas aplicadas de inteligencia artificial para mejorar las alternativas del ejercicio de la profesión. Sesudas soluciones tecnológicas para la justicia y aplicaciones para mejorar el acceso a la misma.

¿Cómo se logra esto?

  1. Permitir que los estudiantes de pregrado puedan tomar como parte de su currículo y de los créditos para graduarse (en las Facultades de Derecho que esta modalidad está funcionando) materias de emprendimiento, tecnología, organización de empresas, administración de proyectos; ojalá con estudiantes de administración de empresas, ingenierías y economía.
  2. Incentivar los Departamentos de Investigación e Innovación que apoyen a los estudiantes con directores de tesis interdisciplinarios por ejemplo abogado-administrador de empresas o abogado-ingeniero para que se logren visiones complementarias con el estudiante.
  3. Apoyar la protección legal de los entregables de los proyectos por ejemplo mediante propiedad intelectual
  4. Fomentar la resolución de problemas concretos del derecho por ejemplo que se detecten en prácticas de los estudiantes que les permita focalizar necesidades específicas e incluso mejorar sus opciones de llegar a tener empleos luego de terminar sus estudios.
  5. Complementar el discurso tradicional de los profesores con la visión alternativa de las destrezas, habilidades y capacidades de los abogados frente a la economía digital
  6. Hacer seguimiento a las empresas de emprendimiento de sus estudiantes con apoyo técnico e incluso con financiamiento temporal y parcial.
  7. Todo lo anterior debería ser la norma y no la excepción a escala de las Maestrías y Doctorados. A veces se nota que los estudiantes hacen todo tipo de marcos teóricos y filosóficos sin la menor vocación sino más bien forzados. Hay que recordar que muchos estudiantes tienen una vocación más bien pragmática.

El mundo del emprendimiento LegalTech debe despertar en las Facultades de derecho la mentalidad de un cambio. No se puede solamente formar juristas tradicionales, se debe dar a las generaciones nuevas algo más que la dicotomía: empleado público o empleado del sector privado. El emprendimiento es un camino para el futuro de muchos abogados. Más proyectos y menos retórica. Más disrupción y menos compilación de citas de textos. Más investigación aplicada y menos énfasis en el marco teórico.