Blog de la facultad de Derecho

19 de julio de 2016

El reporte mundial de dividendos digitales: los avances, las ventajas y los retos de la economía digital

El informe sobre desarrollo mundial 2016 del Banco Mundial, se ocupa de analizar el desarrollo de la economía internacional desde la llegada de la tecnología digital. El documento presenta el estudio sobre el impacto de dichas tecnologías en la economía global, exponiendo los beneficios que podrían tener para el desarrollo de la humanidad y resaltando que aún el acceso a las mismas es limitado, y, por ende, no han alcanzado su máximo potencial. Finalmente, el informe señala cuáles son los retos para la comunidad internacional con relación a las tecnologías digitales.

Por: Andrés José Sánchez

La era digital lleva décadas con nosotros. La necesidad de identificar sus avances, desventajas, prospectos y cuáles son los desafíos de cara al futuro fue identificada por el Banco Mundial. A ello enfocó el Informe sobre desarrollo mundial 2016, que se titula “Dividendos Digitales”.

A lo largo del informe, el Banco Mundial hace un exhaustivo análisis de los dividendos digitales. Es decir, cuáles han sido los beneficios de la llegada de las tecnologías digitales para la economía global. Entre las tecnologías digitales incorpora internet, teléfonos móviles y demás herramientas para recolectar, almacenar, analizar y compartir información digitalmente.

El reporte está organizado en dos partes, antecedidas por un panorama general. Este último hace resumen de la manera en que las tecnologías digitales han influenciado a las economías mundiales. La primera parte se encarga de exponer los hechos y analizarlos, es decir, determinar qué tan útil ha llegado a ser la tecnología digital para la economía global. Por ultimo, el reporte se encarga de observar el acceso mundial a las tecnologías de la información y las telecomunicaciones (TICs) para después señalar qué políticas públicas deben adoptar los Estados para que las TICs alcancen su máximo potencial. A continuación haremos un breve recorrido por el contenido del reporte con miras a dar una idea más clara de qué es lo que se ha conseguido con la implementación de las tecnologías digitales, qué es lo que se espera alcanzar y cómo lograr dicho objetivo.

En primer término, el reporte realza tres beneficios principales que la implementaciones de las tecnologías digitales tienen para ofrecer: inclusión, eficiencia e innovación. El internet y otras tecnologías digitales se han esparcido de manera más ecuánime y rápida que otro tipo de servicios en los países en desarrollo. Por ejemplo, desde 1995 hasta 2015 la telefonía móvil y el Internet se han diseminado mucho más rápido que el agua potable, la electricidad o el saneamiento básico. Lo cual llevó a un aumento significativo en la producción y consumo de información.

Basándose en lo anterior, el reporte ilustra como el Internet, a nivel mundial, está repartido de una manera más equitativa que los ingresos, esto es, en el mundo el internet está desplegado de forma mucha más amplia que los ingresos. Dato que resulta bastante importante si tenemos en cuenta que el internet lleva con nosotros menos de 50 años, mientras que la riqueza ha acompañado al hombre desde sus primeros días.

La Distribución del internet es más pareja que la del ingreso:

Banco Mundial, informe 2016Banco Mundial, informe 2016

 

 

 

 

 

Fuente: Banco Mundial. Datos en http://bit.do/WDR2016-MapO_1.

 

 

En cuanto a la eficiencia, se encontró que las empresas más productivas adoptan y utilizan el internet de forma más intensa que las firmas menos productivas. Aquellas empresas ubicadas en el cuartil más productivo son más propensas a tener una página web o a usar internet banda ancha. De la misma forma, la correlación es aún mas marcada si se analiza la productividad y el comercio electrónico, esto es, a mayor comercio electrónico – mayor productividad.

En ese mismo sentido, el informe prueba que el internet facilita la interacción entre mercados, y por lo tanto, el acceso a nuevos mercados. Ello que repercute  en un aumento en el comercio. Así, un aumento del 10% en el uso de internet en un país exportador aumenta el número de productos exportados en 1,5%. Incluso, el uso de Internet permite que empresas más pequeñas se vuelvan exportadoras. En consecuencia, el aumento de los mercado en línea puede acelerar la integración de economías emergentes en el mercado global, brindado oportunidades para el comercio y el crecimiento futuro.

No todo es positivo. Los dividendos digitales no son tan altos como se esperaba, además, están distribuidos inequitativamente. A este respecto cabe resaltar que, tanto el tamaño del sector de las TIC, como su contribución al crecimiento del PIB permanecen relativamente bajos. El informe señala que en el 2011, la proporción del PIB que correspondió al sector de las TIC fue, en promedio, del 6% para los países miembros de la OCDE. Asimismo, el aporte del sector al crecimiento económico en el periodo 2011-2014, fue inferior al 0,5% en países desarrollados y cercano al 1% en países en desarrollo. De hecho, para estos últimos, dicho aporte se redujo en comparación al periodo 2005-2009, donde alcanzó a significar el 1,3% aproximadamente.

Del mismo modo, únicamente el 1% de la fuerza de trabajo del mundo se ocupa en el sector de las TIC, cifra que para Colombia es casi del 2%. Un excelente resultado en cifras comparativas, empero, sigue siendo bajo para todas las oportunidades que este sector ofrece.

Si bien el acceso a internet ha aumentado significativamente, (en 2010 la cobertura mundial era de 29,2%, mientras que en 2015 llegó al 45,7% lo que equivale a 3,2 billones de personas) más de la mitad del mundo aún permanece off line, al margen de los beneficios de la nueva era. Este es el gran reto para las Naciones, aumentar la cobertura de internet y de la banda ancha. Ese será el camino para que los dividendos digitales se potencialicen y se repartan de manera equitativa entre los ciudadanos del mundo.

Banco Mundial, informe 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: WorldBank 2015; Meeker 2015; ITU 2015; GSMA, https://gsmaintelligence.com/; UN Population Division 2014. Data at http://bit.do/WDR2016-FigO_5

Para alcanzar dicha meta el Banco Mundial propone “la receta para las políticas de las TICs” (ITC policy recipe). La política pública con relación a las TICs debe basarse en tres eslabones: la libre competencia de mercado, las alianzas público-privadas y la efectiva regulación. Cada uno de estos elementos ha demostrado ser sumamente útil para expandir las tecnologías digitales.

En las economías liberalizadas, los ingresos por telecomunicaciones llegaron a 5,6% del PIB, contra un 3,5 en economías no liberalizadas. Asimismo, el crecimiento fue el doble de rápido en economías liberalizadas. Sin embargo, la regulación es necesaria. Una regulación independiente del gobierno y de los grandes operadores, con capacidad de garantizar un mercado de libre competencia con facilidad de acceso. Ocupándose del manejo del espectro electromagnético y el otorgamiento y la verificación de licencias de operación.

Enlaces de interés:

Artículos Recientes