Blog de la facultad de Derecho

12 de octubre de 2018

Abogados Naranja: la innovación disruptiva en el Derecho

El país va a requerir de Abogados-Naranja que entiendan que el mundo cambia a una mayor velocidad que antes con requerimientos de adaptación, de trabajar en ambientes interdisciplinarios y de generar seguridad jurídica sin perder flexibilidad. Abogados-Naranja que convivan amistosamente con la Inteligencia Artificial, que anticipen la explosión de la burbuja blockchain y sepan argumentar en escenarios de los múltiples stakeholders propios de la economía posdigital.

No hay reunión profesional importante en el mundo, de la IBA[1], de la ABA[2] o de la Law Society cuya agenda no esté dominada por los temas relacionados con las tecnologías emergentes: LegalTech, Inteligencia artificial aplicada al derecho, Blockchain para abogados o las consecuencias de la Cuarta Revolución Industrial para el acceso de la justicia o para una especialidad del derechos, entre otros. Publicaciones abundan por doquier y muchas abogados expertos en temas tradicionales se vuelcan a las nuevas tecnologías con un interés inusitado. Nadie se quiere quedar del tren.

Esa euforia en el mundo legal coincide con la disrupción que nos anticipa la Cuarta Revolución Industrial. Los abogados siguen la tendencia de sus clientes, las universidades de sus alumnos y los jueces de los casos que conocen; parece que ahora tirios y troyanos están en la vía de la innovación y el emprendimiento. A las nuevas generaciones parece que les aburren los temas tradicionales.

En el mercado de los servicios legales se aprecia que las firmas de abogados con mercados significativos aspiran a disminuir costos y ampliar su alcance con nuevos clientes. Las firmas nacientes o en vías de consolidación aprovechan las tecnologías emergentes para posicionarse, por ejemplo en redes sociales o participando en cadenas de valor de servicios.

No cabe duda que uno de los pilares de la economía colombiana a partir de la presidencia de Iván Duque será la construcción e incentivos para la consolidación de la Economía Naranja. La articulación de la gestión cultural entre el sector privado y el público así como la proyección de las industrias creativas de Colombia a escala nacional, regional e internacional puede producir ingresos relevantes para el país y quizás el comienzo de un nuevo modelo de desarrollo económico. La cultura en todas sus dimensiones deberá ser en todo caso el objetivo primordial más allá de la mercantilización del patrimonio intangible del país.

Frente a la profesión jurídica surge la inquietud respecto de cuáles son las cualidades, habilidades y capacidades en los que se deben enfocar los abogados en formación para responder a los requerimientos de esta nueva visión el desarrollo económico, cultural y social.

A continuación presentamos algunas de estas cualidades y características de los Abogados-Naranja:

  • Abogado emprendedor que entienda las vicisitudes de emprender, los riesgos y los desafíos de iniciar nuevos ventures así como las nuevas formas de financiamiento como el crowdfunding y que entienda los nuevos modelos de negocios
  • Abogado asesor de emprendimientos: el abogados debe entender la forma de pensar de los emprendedores, sus requerimientos y sus obsesiones -la idea fija de lograr sus objetivos, apoyar la construcción de proyectos, ser flexible frente a la disrupción, entender las tecnologías emergentes.
  • Abogado protector de intangibles: proteger de la mejor manera las innovaciones, las ideas creativas, los productos y servicios propios de la gestión cultural con conocimientos y destrezas en la propiedad intelectual, los derechos de autor, la propiedad industrial, los secretos empresariales, la información confidencial.
  • Abogado gestor de los modelos de negocios novedosos y de innovación que requiere ser creativo y generar valor a partir de una flexibilidad en las estructuras contractuales y simultáneamente generar certeza jurídica.
  • Abogado preventivo de las disputas y controversias que puedan amenazar los modelos de negocios desde la perspectiva regulatoria o en disputas con competidores
  • Abogado Ingeniero de sistemas de información, control, vigilancia y que puede adaptarse a categorías híbridas como los contratos inteligentes, los sistemas inteligentes y la automatización de lo humano.
  • Abogado resiliente que no sea tildado del loco cuando avance con una visión prospectiva a lo que va a ser el mundo en el 2050 o 2075.

El país va a requerir de Abogados-Naranja que entiendan que el mundo cambia a una mayor velocidad que antes con requerimientos de adaptación, de trabajar en ambientes interdisciplinarios y de generar seguridad jurídica sin perder flexibilidad. Abogados-Naranja que convivan amistosamente con la Inteligencia Artificial, que anticipen la explosión de la burbuja blockchain y sepan argumentar en escenarios de los múltiples stakeholders propios de la economía posdigital.

 

[1] International Bar Association

[2] American Bar Association

 

Documentos relacionados: